Consejos para pasar una feliz Navidad con tu perro

Consejos para pasar una feliz navidad con tu perro

En unos días será Navidad y con ella la decoración navideña, las calles llenas de gente, los rencuentros, las comidas y cenas familiares… Y aunque nos encanta, todos sabemos que cuando se acaba en parte lo agradecemos. Acostumbramos a terminar hartos de hacer excesos, de comida y bebida, de las luces, de las multitudes… Eso sí, quince días al año de magia no los cambiamos por nada en este mundo.

Estos días tan maravillosos para ti, también deberían serlo para tu perro. Para ello y para evitar posibles incidentes navideños, más habituales de lo que crees, nada mejor que tomar una serie de precauciones. Queremos que vivas la magia y la ilusión de la Navidad con tu perro lo más tranquilamente posible. Compartimos contigo una serie de consejos para que todo vaya genial:

Supervisa lo que comen

Lo típico de todas las Navidades es tener a la familia en casa y que esta se encariñe con el perro que no ven muy a menudo. En el momento de las comidas esto se traduce en darle al animal todo aquello que pida: pavo, turrones, roscón de reyes, polvorones…. Algunos alimentos que, como ya te hemos explicado, no son nada buenos para él. Es importante que avises a tu familia de lo que puede y no puede comer, especialmente a los niños. Aunque todos hacemos excesos para estas fechas, te recomendamos que lleves un cierto control.

La decoración navideña un arma de doble filo

Si tienes un cachorro o un perro que le encanta jugar, la decoración del árbol seguro que le llama mucho la atención. Las bolas y los objetos de colores llamativos les encantan y es fácil que se dediquen a tirarlos al suelo para poder jugar con ellos. Esto, que hasta cierto punto te puede resultar divertido, puede provocar graves accidentes: cortes en las patitas si se rompen o indigestión si llegan a comérselas.

¿Cómo lo puedes evitar? Sitúa el árbol en algún lugar de difícil acceso para el perro o coloca en la parte inferior una decoración a base de ositos de peluche y cositas que no se rompan ni se puedan comer.

Otro peligro son las luces de navidad. La acumulación de cables son un reclamo para tu perro, por eso te recomendamos que los cubras para que no los vean y que cuando te vayas de casa los desconectes para evitar que se electrocute o padezca quemaduras.

Vigila con los contrastes de temperatura

El mes de diciembre es siempre uno de los más fríos del año y eso puede dañar las patitas de tu perrito y provocarle un resfriado. El contraste entre el calor de casa y el frio de la calle no es nada bueno para tu can. Cuando salgas a pasear con él ponle un jersey, si el camino está helado te recomendamos ponerle crema hidratante en las almohadillas y entre sus dedos al volver a casa.

Sigue con su rutina de paseos

Aunque los horarios se vuelven un poco locos en estas fechas, tu perro está habituado a salir a la calle a una hora determinada. Intenta mantener su rutina con paseos de mínimo 30 minutos.

Que los regalos de navidad no se abran antes de tiempo

Aunque nos encontramos los regalos por la mañana todos sabemos que los Reyes y Santa Claus pasan mientras estamos durmiendo… Tu perro, que tiene un sueño menos profundo que el tuyo, puede oír a sus Majestades y a Santa Claus y levantarse en busca de sus regalitos. Para que no los abra antes de tiempo, te recomendamos que esa noche te haga compañía.

¿Cómo pasas las Navidades con tu perro? ¡Compártelo con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *